Go to Top

Que viene el Lobo.Howlin’ Wolf.

Howlin Wolf by Fran Soul on Grooveshark

No recuerdo, exactamente, cuando fue la primera vez que escuche un tema de Howlin’ Wolf, pero si que recuerdo, lo que me impresionó de este bluesman de Mississippi, fue su impresionante voz.

Pensé, ahí hay rabia, desesperación, mala leche a raudales. Claro luego leí un poco sobre su vida y lo entendí, el mismo Howlin’ Wolf dijo “El blues son problemas. Es cuando si no tienes problemas hoy, los tendrás mañana. Cuando quieres hacer algo y no puedes y te ataca los nervios y te revienta y empiezas a pensar diabólicamente.”

Vais a entender esto cuando escucheis “Moanin’ At Midnigth” o “Smokesstack Lighting”.

howlin_wolf_foto 1Nació como Chester Arthur Burnett en 1910, en White Station, sus padres se separaron cuando Arthur era un crio y su madre, una fanática religiosa que no soportaba verlo escuchar música del diablo, lo echó de casa y se tuvo que ir a vivir con un tío que lo trataba realmente mal, dicen que como a un animal, incluso le daba latigazos, así que con 13 años, se fue a vivir a una plantación cerca del Delta con su padre y allí lo atrapó el blues.

Entre plantación y plantación, Chester aprendió de los mejores, Charlie Patton le enseñó a tocar la guitarra y a moverse como un salvaje por el escenario, de Sonny Boy Williamson II, que se casó con una hermana suya, aprendió a tocar la armónica, el resto lo pusieron sus 130 kilos y sus casi dos metros de mala baba.

El dueño del Apolo de Nueva York, dijó, que nadie había ofrecido nunca actuaciones tan salvajes como Howlin’ Wolf, estamos hablando de un escenario que pisaron entre otros James Brown.

Y es que el “Lobo” en directo era todo un espectáculo, daba realmente miedo verlo aullar sus vivencias en directo mientras tocaba con maestría la guitarra y la armónica.

Después de partearse los garitos del Delta durante los años 40, su voz llegó a oídos de Sam Phillips (Sun Records) que en 1951 metió al “Lobo” en un estudio y grabó dos autenticas bestialidades “Moanin’ At Midnigth” y “How Many More Years” que cuenta al piano con Ike Turner (ex de Tina).

Estó le valió un contrato con Chess que se lo llevó a Chicago en 1953, Howlin’ Wolf contó con la inestimable ayuda de Willie Dixon, que le compuso un buen puñado de éxitos y con unos músicos excepcionales como el guitarrista Hubert Sumlin.

El blues del “Lobo” esta desprovisto de artificios, no hay trampa, es todo crudeza y rabia, dicen que era un auténtico cabronazo con sus músicos, que los trataba fatal y que incluso les llegaba a pegar si no tocaban como el quería, como para decirle algo.

howlin_wolf_foto 2“Color And Kind”, “What a Woman”, “Spoonful” o “Evil”, son algunos de sus “aullidos”.

Howlin’ Wolf fue el único capaz de hacer sombra a Muddy Waters en Chicago y eso es mucho decir.

Como tantos otros bluesman, su carrera perdió fuelle a finales de los 60 y se revitalizó por la fiebre y admiración de esos chavales ingleses locos por el blues del Delta, aquí os dejo un video en el que unos imberbes (y aquí lo dejo) Rolling Stones ven al “Lobo” actuar en directo, que injusto todo.

En sus últimos años, volvió a Mississippi, a ver a su madre para darle dinero, dicen que esta lo tiró al suelo y lo escupió y le dijo que no quería ese dinero ganado tocando música diabólica.

Wolf volvió a Chicago llorando.

Howlin’ Wolf continuó dejándose la piel por los escenarios hasta el final, le dieron varios ataques al corazón que mermaron su potente físico, estaba enfermo de cáncer y finalmente moriría en medio de una operación, por un accidente de coche que tuvo en 1976.

Hace poco leí un artículo sobre el “Lobo” en el que se podía leer, “Cuando Llegan los adultos, los chicos callan y escuchan”.

Pues eso, que aúlle el “Lobo”.

¡Salud!

Comparte en las redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *